/ noviembre 11, 2020

El área pediátrica es la especialidad médica dedicada a la evaluación de la salud de niñas y niños hasta la adolescencia. Por tanto, una de sus principales funciones es llevar un control sobre las etapas importantes para garantizar que nuestras hijas e hijos reciban la atención necesaria para su pleno crecimiento.

Usualmente visitamos al médico cuando estamos enfermos o cuando tenemos algún malestar bastante fuerte. Evitamos asistir al médico por diferentes factores, como el tema económico, por temor o por tiempo. Sin embargo, durante la infancia, visitar regularmente al médico nos permitirá detectar cualquier anomalía en la salud de nuestra familia, así como saber si se encuentra todo en orden.

Sin embargo, en la infancia (desde el nacimiento hasta la etapa de adolescencia), nuestro cuerpo está en pleno crecimiento, es un ciclo donde nuestro cuerpo realiza la mayor parte de crecimiento, físico y mental, por lo que debemos ofrecer mucha atención con el fin de promover la salud a futuro de nuestro bebé.

Cuando hablamos de desarrollo y crecimiento, estamos abordando un seguimiento de la evolución física del bebé. Se realiza un examen físico completo, con la toma de medidas clave: estatura, circunferencia de cabeza, peso. El médico lleva un control sobre la “curva de crecimiento”, donde nos explican la etapa en la que se encuentra y que deberíamos esperar.

Además, se hacen evaluaciones de audición, visión o diferentes exámenes de rutina que el médico considere necesarios, no es para alarmarse, pero si debemos prestar atención inmediata pues tenemos en nuestras manos su futuro.

También es un espacio para que madre y padre puedan realizar consultas y aclarar dudas de situaciones que enfrentan en el proceso de crianza del bebé. La alimentación y gustos de su hijo, las enfermedades comunes, seguimiento y control de vacunas.

¿Qué diferencia hay entre una cita por control y una por enfermedad?

Uno de las dudas más frecuentes en los responsables del bebé, es creer que se atiende de igual manera en una consulta pediátrica regular por enfermedad que en una consulta asociada al crecimiento y desarrollo.

Las citas de control y desarrollo no están sujetas a enfermedad, sino como evaluación según los tiempos considerados por los médicos. Estas sesiones son de orientación y atención en lo relacionado a su crecimiento y evolución.

Por otro lado, cuando nuestra hija o hijo se encuentra enfermo por cualquier razón, debemos asistir al médico para una consulta que se dedique a evaluar su salud, así como el tratamiento necesario.

Recomendación final

La medicina preventiva debe ser aplicada en toda etapa de la vida, desde la niñez, pasando por la adolescencia, adultez y al ser adultos mayores. Pues de esta forma podremos llevar un control general de nuestra salud para evitar complicaciones o detecciones tardías.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*