/ noviembre 2, 2020

Nuestra salud depende en gran medida de la prevención y acciones orientadas a reducir cualquier posible padecimiento. Controles médicos periódicos, dieta balanceada, asistir al psicólogo y cumplir con los tratamientos como pacientes, pero también en gran parte por como cuidamos nuestro cuerpo a través de la actividad física.

En el caso de los adultos mayores, sus actividades se van reduciendo día con día, por lo que es común pasar más tiempo inactivos. Esto es normal, pues con el tiempo, nuestro cuerpo se va agotando y perdiendo movilidad poco a poco.

Realizar actividades que involucren todos nuestros músculos ayudarán a que estas consecuencias negativas se reduzcan considerablemente, ofreciéndonos más años con mejor calidad de vida. Sin embargo, debemos conocer e informarnos sobre como practicarlos correctamente para evitar alguna lesión.

Dentro de las recomendaciones principales, debemos vestir ropa cómoda y adecuada para ejercitarnos. No importa si es para realizarlo en casa o al aire libre, debemos tener accesorios que permitan movilidad, comodidad y reduzcan cualquier lesión, así como no portar demasiadas prendas.

Uno de los aspectos más importantes es tener suficiente agua pura al alcance en los tres momentos de la rutina: antes, durante y después de ejercitarnos. Debemos hidratar nuestro cuerpo durante el día, especialmente cuando realizamos una exigencia mayor.

Debemos cuidar los niveles de esfuerzo y la cantidad de tiempo que practiquemos alguna actividad física. Si llevamos mucho tiempo sin hacer algún tipo de ejercicio, lo mejor es comenzar despacio y poco a poco. También es importante considerar que, si notamos alguna lesión o resentimiento, lo mejor es acercarnos al médico para una revisión.

En el adulto mayor, es importante que las sesiones no sean demasiado exigentes, así como los movimientos deben ser acorde a las nuevas necesidades del cuerpo. Hacer movimientos pequeños en lugares puntuales como las manos y dedos, apoyarse en sillas para ejercitar las piernas y no trabajar todos los músculos en una sola sesión para que estos puedan recuperarse balanceadamente.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*