/ agosto 16, 2020

Mantener nuestro cuerpo activo es importante para cuidar nuestra salud, por lo que el ejercicio es una de las actividades esenciales para el ser humano. Sin embargo, deben tomarse en cuenta diferentes aspectos según la edad de las personas, especialmente en el adulto mayor.

Todo esfuerzo físico debe ser adecuado y adaptado a las condiciones de cada persona, pues no es la misma capacidad física para un niño de 7 años que el de una mujer embarazada. Sin embargo, ambos ejemplos requieren una cantidad adecuada de actividad para mantener sano su cuerpo.

Realizar estas actividades tienen beneficios para nuestra salud como reducir la probabilidad de padecer enfermedades crónicas, mejorar nuestras funciones cardiorrespiratorias, beneficios para nuestros músculos y salud ósea. Además, está ligado a nuestro bienestar mental, pues contribuye a reducir depresión, ansiedad y mantiene nuestra mente activa.

La Organización Mundial de la Salud recomienda una cantidad semanal de 150 minutos de actividad física para el adulto mayor, el equivalente a 20 minutos diarios distribuidos en actividades recreativas o de ocio como caminatas, tareas domésticas cotidianas y ejercicios con acompañamiento y orientación especial.

En el caso de realizar actividades que requieren un mayor esfuerzo, como las sesiones de aeróbicos, se hace una recomendación semanal de 75 minutos, en sesiones mínimas de 10 minutos al día.

Es importante resaltar que estas recomendaciones están sujetas a una previa evaluación médica, donde se determine el tipo de ejercicios recomendados, la intensidad y adaptados a necesidades puntuales de cada adulto mayor.

El programa de Adulto Mayor contempla ejercicios adaptados a las necesidades del grupo-
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*