/ junio 5, 2020

Lavarse las manos es una manera efectiva y simple de prevenir enfermedades en general, una práctica que debemos realizar frecuentemente para proteger nuestra salud y a nuestra familia.

Para la Organización Mundial de la Salud, uno de los principios fundamentales para el cuidado de la salud, es la prevención, donde el lavado de manos juego un papel vital para reducir las enfermedades infecciosas, respiratorias o diarreicas.

Es importante explicar el valor de esta simple medida para niñas y niños, buscando crear el buen hábito del lavado de manos constantemente y, ante todo, dar el ejemplo con nuestras acciones como responsables.

Además, esta es una medida económica de cuidar y proteger la salud, pues tratamientos médicos o una hospitalización tienen costos considerablemente más elevados que usar frecuentemente agua y jabón, o en algunas ocasiones el jabón en gel.

Los momentos clave para el lavado de manos son: antes y después de manipular alimentos o amamanter; antes de comer, sin importar es una refacción o un tiempo formal; después de manipular residuos o basura; después de utilizar el sanitario; posterior a estornudar, toser; luego de cambiar pañales; si se ha manipulado dinero, llaves, escaleras, gradas, etc; al regresar de la calle; si se tuvo contacto con animales.

Según UNICEF, A nivel mundial se estima un aproximado de tres millones de niños mueren antes de los 5 años producto de enfermedades como diarrea o neumonía, de las cuales se podría evitar la mitad con el lavado de manos.

Para lavarnos adecuadamente las manos, debemos conocer el procedimiento correcto para que su efectividad sea mayor. Estos pasos son los principales pasos:

  • Mojar las manos con agua
  • Aplicar jabón en las manos
  • Frotar las palmas entre sí
  • Con una palma, frotar la parte posterior de la mano contraria (en ambos casos)
  • Entrelazar los dedos y frotar
  • De forma giratoria, el pulgar con la mano contraria (en ambos casos)
  • Frotar contra los dedos contra la palma contraria
  • Enjuagar ambas manos
  • Secar correctamente las manos

Lavarse las manos marca la diferencia entre la vida y la muerte entre millones de personas, principalmente para los grupos de edad vulnerable o condiciones de salud considerables.

Fotografía: A. Moura / K. Subiyanto

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*