/ mayo 13, 2020

El mundo que conocíamos ha dado un giro inesperado en el presente año, por lo que nuestras rutinas y hábitos han tenido modificaciones importantes. Ante la situación generada por el coronavirus COVID-19, no debemos descuidar la salud personal y de nuestra familia.

Una de las principales medidas optadas a nivel mundial para prevenir el contagio, ha sido permanecer en casa en la mayor medida posible, pues de esta forma evitamos contagiarnos, así como contagiar a otros.

Como resultado de estas disposiciones, la forma de trabajar, estudiar, el deseo de permanecer informados sobre los últimos acontecimientos o ya sea solamente por distracción, nuestro sistema visual está expuesto a diferentes tipos de pantallas por horarios más prolongados.

Es importante tomar consideraciones para cuidar de nuestra salud visual, pues al pasar más tiempo del día ante un monitor, el teléfono celular o una computadora, estamos más propensos a sufrir sequedad en los ojos o problemas músculo-esqueléticos – por mala posición ante dispositivos.

Algunas recomendaciones para prevenir complicaciones visuales durante esta temporada son:

  • Realizar pausas cada cierto tiempo
  • Mantener una buena iluminación de la casa
  • Ajustar el brillo de la pantalla según las condiciones de luz en el entorno
  • Utilizar lentes con protección de filtro azul.

Sin embargo, aunque estos son factores positivos, no son sustitutos de realizar un chequeo visual periódico para conocer nuestra situación actual y así evitar complicaciones a largo plazo. Recuerda que los problemas en la visión pueden afectar a niños, jóvenes, adultos y adulto mayor.

Durante esta cuarentena, es importante permanecer en casa para evitar la propagación del contagio, pero no debemos descuidar nuestra salud en todas las demás áreas que la conforman.

Fotografía: M. Branco / A. Borecky

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*