/ julio 28, 2020

El Gobierno de Guatemala anunció, con modificaciones, el protocolo a seguir para la apertura social y económica del país. Las nuevas disposiciones y regulaciones serán orientadas por un sistema de alertas basado en cifras para cada municipio.

Tras el primer acercamiento al plan de gobierno para la reactivación económica, el pasado domingo fue presentado en cadena nacional a las 21:00 horas, las nuevas disposiciones que entrarían en vigencia a partir del lunes 27 de julio, con un plazo de 15 días para una evaluación individualizada.

Este sistema está fundamentado en porcentajes de casos positivos confirmados sobre cada 100,00 habitantes. Tiene como representación un “semáforo” y cuatro niveles de “colores” que indicarán restricciones.

Alerta roja (alerta máxima), alerta naranja, alerta amarilla y alerta verde (nueva normalidad), de esta forma se han identificado los grupos y las medidas de acción ante el aumento o reducción de personas afectadas por el nuevo coronavirus COVID-19.

En el nivel más crítico, estimando un 20% de casos sobre pruebas realizadas, entran en vigencia disposiciones como: transporte público al 50% de su capacidad regular (urbano y extraurbano); mercados, comercios y supermercados con funcionamiento normal, prohibiendo ingreso a mayores de 60 años, junto con medidas de distanciamiento; habilitación de centros comerciales, sin áreas sociales; restaurantes con un 25% de su capacidad; parques cerrados, a excepción de espacios para ejercicio individual; centros religiosos con servicios de 30 minutos y máximo 10 personas; mientras los centros de trabajo, deberán mantener distanciamiento entre personas.

De esta forma se irán aumentando las libertades, hasta alcanzar una nueva normalidad, sujetos a que este plan está en un constante cambio y no hay un plazo específico para alcanzar el punto más bajo.

El plan original contemplaba en alerta roja el cierre total de transporte público, centros comerciales y toda actividad social, sin embargo, en el plan presentado solamente existe una reducción, pero no suspensión.

Actualmente este sistema está sujeto a los resultados de pruebas realizadas y confirmadas. Sin embargo, en los últimos días se ha pasado de realizar un promedio de 2,500 a 3,000 pruebas diarias a un promedio de 450 a 600 pruebas a nivel nacional (entre sector privado y público). La mayor cantidad de pruebas se realizan en el departamento de Guatemala con 36 por cada 100,000, la media a nivel nacional es de 18 pruebas por cada 100,000 habitantes.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*